El mandatario ha amenazado a los populares europeos con darles la espalda si no observa una repuesta inmediata a sus reclamaciones

El presidente de Hungría, Victor Orbán, ha publicado este domingo una carta en la cual amenaza al PPE (Partido Popular Europeo) con hacer que su partido, Fidesz, abandone su actual afiliación europea. 

La misiva de Orbán ha sido remitida al líder de los populares europeos, Manfred Webber, explicando que la decisión será tomada si finalmente son aprobados varias normativas actualmente discutidas dentro del grupo europeo. Estas normativas permitirían la expulsión de cualquiera de los actuales miembros del grupo en caso de que más de la mitad de los partidos políticos participantes estuviesen de acuerdo.

Fidesz, la formación de Orbán, ya ha sido amonestado varias veces por el resto de los miembros del PPE por sus actitudes euroescépticas, así como por las actuaciones que ha llevado a cabo en su país en relación con la inmigración. Pese a esto, Fidesz no había planteado en ningún momento anterior una amenaza tan clara con irse, pese a haber sido suspendido en 2018 de su condición de miembro de forma temporal.

No obstante, esta normativa, que será votada el próximo miércoles, podría producir que Fidesz fuese expulsado de forma deshonrosa del PPE, dejando a este partido político sin ningún tipo de afiliación europea. Probablemente tratando de evitar esto, Orbán ha planteado su retirada del grupo europeo antes de que se produzca la votación, tratando de irse de una forma honrosa, así como tratando de asegurar que podrán formar parte de otros grupos europeos.

De hecho, en la misiva se recalca que esta normativa produciría “una suspensión legalmente cuestionable de nuestros diputados electos del grupo del PPE” y que “Si Fidesz no es bienvenido, no nos sentimos obligados a seguir en el grupo». Así, Fidesz recalca que antes de ser expulsado, abandonaría la formación.

En caso de que Fidesz abandone el grupo popular hay varias opciones que se muestran como las más probables. Por una parte, la cercanía de Orbán con el partido Ley y Justicia polaco, así como con formaciones españolas como Vox podría favorecer a que Fidesz entre en el grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos. Este grupo se encuentra caracterizado por un euroescepticismo declarado, pero no rupturista, así como por unos planteamientos económicos y sociales de carácter conservador. Este grupo se encuentra actualmente en crecimiento, aunque su relevancia en el contexto europeo es escasa. Empero, la antigüedad del grupo, fundado en 2009, así como la fama de algunos de sus miembros como el Partido Conservador Británico, han asegurado cierto prestigio a los miembros de este grupo.

Otra posibilidad, aunque más remota, sería que Fidesz se uniese al grupo Identidad y Democracia, donde se encuentran varios partidos de derecha, variando desde diferentes grupos filonazis como Alternativa por Alemania a formaciones simplemente muy conservadoras como el Partido de los Finlandeses. Este grupo, tradicionalmente poco relevante, ha cobrado nueva importancia por la adhesión de grandes figuras como Marine Le pen y el Frente Nacional o Matteo Salvini Liga Norte. Este grupo se encuentra en crecimiento, y amenaza con aglutinar buena parte de los movimientos de derecha política contemporáneos, no obstante, su reciente fundación en 2019 así como la presencia de grupos claramente extremistas le han proporcionado una imagen poco agradable a los ojos de las instituciones europeas y otros grupos político de alcance comunitario.

 

Por Yoel Meilán Pena

Fotografía: Breitbart News

Leave a Reply