A pesar de la victoria del expresidente Donald Trump en su segundo impeachment en el Senado, los intentos para condenar su supuesta participación como incitador del asalto al Capitolio siguen sucediéndose.

Tan solo un día después de la absolución de Trump en el Senado se ha comenzado a ver un incremento sustancial en el apoyo a una comisión independiente que investigue el asalto al Capitolio de EE.UU. que tuvo lugar el pasado 6 de enero.

Esta comisión sería similar a la que se creó para investigar los atentados del 11S, creada en 2002 por el expresidente George W. Bush. La misión de esta comisión fue investigar el ataque terrorista y resaltar las medidas que hubieran podido evitar la catástrofe para que se pongan en práctica con el fin de evitar una situación similar. De este modo la nueva comisión tendría este mismo objetivo, analizar los factores que ocasionaron el asalto y hacer las recomendaciones pertinentes para evitar que se repita.

Por su parte el Partido Demócrata ya ha comenzado las pesquisas y ha anunciado una audiencia a finales de mes en el Comité de Regulaciones del Senado. Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, ha pedido al teniente general retirado del ejército Russel Honoré que encabece una evaluación de los procedimientos de seguridad del Capitolio.

Representantes de ambos partidos señalaron este domingo en los noticiarios que se harían más consultas respecto de este tema. Esto quiere decir que, a pesar del veredicto absolutorio del Senado, donde solo se alcanzó una mayoría de 57-43, 10 votos por debajo de los dos tercios necesarios para condenar a Trump, el tema está lejos de zanjarse para ambas formaciones.

Desde el lado demócrata mantienen la responsabilidad de Trump en los hechos. Un ejemplo son las declaraciones del senador Chris Coons, demócrata por Delaware, aliado de Biden, que aseguraba que “aún hay más pruebas que el pueblo estadounidense necesita y merece escuchar y una comisión del 11S es una manera de asegurarnos de que el Capitolio esté asegurado en el futuro”. Seguidamente, ya centrándose en la figura del expresidente, señaló que con la comisión «dejamos al descubierto el registro de cuán responsable y cuán abyectamente violatorio de su juramento constitucional fue realmente el presidente Trump».

Así mismo, desde los círculos que se oponen a Trump dentro del Partido Republicano se plantea esta investigación como una forma de apartarlo del partido. Bill Cassidy, el senador republicano por Luisiana y uno de los siete que votaron para condenar a Trump, ha declarado que «debería haber una investigación completa sobre lo que sucedió». «Lo que se sabía, quién lo sabía y cuándo lo supieron, todo eso, porque eso sienta las bases para que esto nunca vuelva a suceder». El senador, censurado por su propio partido tras la votación, subrayó que a medida que los estadounidenses escuchen todos los hechos, «más personas se mudarán a donde yo estaba».

Incluso desde el seno de los republicanos existen fuertes críticas a Trump, a pesar de que la gran mayoría votó a favor de la absolución. McConnell dijo a los senadores republicanos poco antes de la votación que su voto sería a favor de la absolución. Sin embargo, en un discurso posterior aseguró que el expresidente era «práctica y moralmente responsable de provocar los eventos de ese día», pero que el Senado tenía las manos atadas para hacer algo al respecto porque Trump estaba fuera de la oficina. Una actitud que fue duramente criticada por los demócratas al considerarlos actos contradictorios.

 

Por Redacción de Perspectiva Libre

Fotografía de: BBC

Leave a Reply