Esta nueva campaña promovida desde el seno del Partido Republicano pretende purgar de los puestos de responsabilidad a todos aquellos miembros del partido que apoyasen a Trump.

En las luchas internas del Partido Republicano un nuevo comité de acción política (PAC) ha presentado la campaña Republican Accountability Project, centrada en la rendición de cuentas de los cargos republicanos que apoyasen los discursos sobre el fraude electoral o se negasen a votar a favor del impeachment a Trump.

La organización, nacida a partir del asalto al Capitolio, el pasado 6 de enero, lazó una campaña con un presupuesto de 1 millón de dólares para cubrir diversas vallas publicitarias a lo largo del país donde se insta a once congresistas republicanos a renunciar al cargo por “mentir” al haber afirmado que hubo fraude electoral y por su consiguiente «responsabilidad» en el asalto al Capitolio.

En Estos carteles se puede leer la misma frase, cambiando el nombre y la fotografía del congresista. Además, los mensajes están distribuidos en función del Estado que representa cada congresista, así en Texas puede leerse: «Usted mintió sobre la elección. El Capitolio fue atacado. Representante Cruz: Renuncie».

Las vallas «están dirigidas a los legisladores republicanos que fueron los más irresponsables durante las secuelas de las elecciones», señala la PAC en su página de internet. Según la organización «los atacantes fueron incitados directamente por Trump y la abrumadora mayoría de los republicanos en el Congreso que habían estado afirmando falsamente, durante meses, y en los momentos inmediatos antes del ataque, que las elecciones le habían sido robadas a Trump».

Entre estos 11 republicanos señalados están: Matt Gaetz, quien se presentó desde el principio como un aliado incondicional de Trump, incluso ha amenazado con renunciar a su escaño para defender al expresidente; la polémica congresista Marjorie Taylor Greene, que se ha mostrado abiertamente su apoyo al movimiento QAnon y su aliado Jim Jordan; Kevin McCarthy, líder de la Minoría de la Cámara de Representantes, ha sido objeto de estas críticas al considerarlo como el que permitió los actos de Trump; Ted Cruz, senador por Texas, cuyo apoyo a Trump, a pesar de ser mucho más comedido, ha bastado para poner a parte del GOP en su contra; Josh Hawley, el más trumpista del partido que pretendía ser el heredero del expresidente.

También encontramos a otros rostros como son Madison Cawthorn, Mo Brooks, Devin Nunes, Elise Stefanik y Louie Gohmert.

Por una parte este comité quiere «salvar el alma del Partido Republicano», por lo que se ven obligados a «defender a aquellos que actúan con integridad y oponerse a los que mienten». Además, han querido recalcar que el ataque, en el que murieron 5 personas, entre ellos un policía, fue un asalto a la democracia que «erosiona la fe de los estadounidenses en la integridad de nuestro sistema electoral».

Esta PAC no parece aglutinar el poder suficiente para conseguir sus propósitos y esta campaña podría no tener un efecto directo sobre los cargos que ostentan estos congresistas; sin embargo, la presión ejercida podría hacer que la población se replantease su voto hacia los candidatos republicanos, obligándolos a ser sustituidos por caras nuevas.

 

Por Redacción de Perspectiva Libre

Fotografía de: News Break

Leave a Reply