El régimen chavista podría llegar a condenar al opositor con hasta 200 años de prisión por todos los delitos que se le imputan para evitar que siga interfiriendo en las operaciones del Gobierno de Venezuela.

Juan Guaidó se encuentra actualmente en una posición muy delicada, la pérdida de su puesto como presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela (AN) sumado al resquebrajamiento de las alianzas internacionales, han dejado al opositor sin fuelle y a merced de las autoridades chavistas.

Estas no han tardado en cargar contra él una vez dejó el cargo de presidente de la AN, los cual se produjo el 5 de enero de este año, hace un mes. El diputado chavista, José Brito, un ex militante del opositor Primero Justicia conocido como el «alacrán» por estar inmerso en tramas de corrupción y venderse al régimen, es actualmente presidente de la «comisión especial» de la Asamblea Nacional chavista.

Desde este órgano se ha elaborado un informe que se presentará el próximo 12 de febrero donde acusa a Guaidó de varios crímenes graves cuyas penas llegarían a sumar 200 años de prisión. Los delitos de los que se le acusa son «agavillamiento, delincuencia organizada, traición a la patria, usurpación de funciones, magnicidio, homicidio, intento de golpe de Estado».

Guaidó ha tenido que salir a afrontar las acusaciones a través de su cuenta de Twitter. Ha respondido que estas acusaciones forman parte de una campaña orquestada en su contra de «hostigamiento, amenaza y discurso de odio». Se ha mostrado públicamente para demostrar que no tiene miedo al arresto, en reuniones con la prensa en plazas públicas como la de Palos Grandes en Caracas ha desafiado al régimen: «saben dónde encontrarnos, aquí estamos».

Sin embargo, existen otros cargos chavistas que persiguen al opositor, como el actual presidente de la Asamblea chavista, Jorge Rodríguez. Ayer en la Venezolana de Televisión (VTV) presentó supuestas pruebas del complot que según él estaría llevando a cabo Guaidó con la intención de asesinar a diputados chavistas.

La prueba presentada por Rodríguez era un testimonio de Richard Grillet Alvarez, ex agente de seguridad de la Asamblea Nacional. En su testimonio acusa a Guaidó, Leopoldo López y Jesús Silva, ex embajador de España, de conspirar contra el parlamento chavista, un hecho que ha sido desmentido por el Gobierno de España.

También se ha aprovechado para atacar a las agencias internacionales que no publican las denuncias porque no le dan crédito. Con todo, ha prometido presentar más pruebas durante los próximos días.

Finalmente, Iris Varela, ex ministra de Prisiones, ha entrado también en los ataques contra Guaidó aunque de forma más cómica, ya que ha asegurado que lleva unas esposas en su cartera para ponerlas en «las muñecas de Juan Guaidó tan pronto me lo encuentre en la calle o donde sea».

 

Por Adrián del Río Montero

Fotografía de: Explica.co

Leave a Reply