A pesar del regreso del chavismo al Parlamento venezolano parece que Guaidó mantendrá el apoyo de una gran parte de países de americanos, incluido EE.UU.

Este martes tuvo lugar la sustitución de los 277 diputados de la Asamblea Nacional y los 253 pertenecientes al partido de Nicolás Maduro ya están instalados en la cámara, echando a los miembros de la oposición y limitando las posibilidades del presidente encargado Juan Guaidó de lograra una transición y expulsar a Maduro del poder.

Todas las miradas estaban puestas en Guaidó, el cual necesitaba una revalidación como líder de la transición, ya que un presidente encargado sin apoyos no puede desempeñar sus funciones. Las dudas en torno a su figura se despertaron en el seno de la oposición, ya que muchos recelaron en su momento de la maniobra de Guaidó para retener el poder constituyendo una Comisión Delegada donde trabajan los parlamentarios afines para continuar su labor de conseguir una transición democrática, que ya estaba muy limitada cuando controlaban el Parlamento y que ahora se ve con pocas posibilidades de salir adelante. Estas dudas llevaron a deserciones como las de Marialbert Barrios y Stalin González, que anunciaron en sus cuantas de Twitter el “cierre de un ciclo”.

Sin embargo, en contraposición a la desconfianza interna de esta Comisión Delegada, parece que desde el exterior se ha mantenido el apoyo a Guaidó a pesar de su evidente pérdida de poder dentro del sistema político venezolano.

En concreto el Grupo Lima y Estados Unidos han reiterado su apoyo al presidente encargado y han aprovechado para arremeter una vez más contra las elecciones del 6 de diciembre, cuyos resultados siguen calificando como “fraudulentos”.

Desde EE.UU. se ha publicado un comunicado de Mike Pompeo, secretario de Estado, donde ha indicado que el cuerpo legislativo es resultado de las «fraudulentas» elecciones del 6 de diciembre llevadas a cabo por el «régimen ilegítimo» de Nicolás Maduro y por tanto «ha ocupado el Palacio Federal Legislativo en Caracas», lo cual como resultado lleva a Washington a declarar que «consideramos ilegítimo a este grupo y no lo reconoceremos ni a él ni a sus pronunciamientos». Seguidamente ha mostrado su apoyo a Guaidó diciendo que «el presidente Guaidó y la Asamblea Nacional son los únicos representantes democráticos del pueblo venezolano reconocidos por la comunidad internacional».

El Grupo Lima también se pronunció en este sentido diciendo que «reconocemos la existencia de la Comisión Delegada encabezada por su legítima Junta Directiva, establecida por la Asamblea Nacional, presidida por Juan Guaidó».

Por supuesto, aún faltan muchos actores internacionales relevantes por pronunciarse a favor de Guaidó, como la Unión Europea, pero con estos ya le basta para ratificarse en su posición y mantener la tranquilidad de sus colaboradores. Con todo, EEUU y el Grupo de Lima han aprovechado el comunicado para pedir a la comunidad internacional que condenen las «imposiciones y abusos de la dictadura» y apoyen los «esfuerzos» de los venezolanos «para el restablecimiento del Estado de Derecho y el respeto de sus libertades». Esto pasa por que la comunidad internacional “se una al desconocimiento y al rechazo a esta Asamblea Nacional ilegítima y apoye los esfuerzos para la recuperación de la democracia, el respeto a los Derechos Humanos y el Estado de derecho en Venezuela».

La solución a esta crisis política de momento solo será posible si Maduro convoca unas nuevas elecciones presidenciales que cumplan con los requisitos de libertad, justicia y credibilidad, con garantías de participación para todas las fuerzas políticas, y bajo observación internacional objetiva. Cosa que parece muy lejana dada la situación actual.

 

Por Redacción de Perspectiva Libre

Fotografía de: BBC

Leave a Reply