A menos de dos meses de las elecciones catalanas, que tendrán lugar el 14 de febrero si el Gobierno de la Generalitat no las retrasa, los resultados parecen estables, aunque cabe destacar que con la pandemia poco han podido hacer las autoridades catalanas más que intentar controlar la ola de Covid que ha golpeado con dureza a los catalanes.

Si vemos el porcentaje de voto que se prevé para cada partido, observamos que ERC ganará las elecciones sin mayor problema, con el 23,8% de votos, seguido muy de cerca por JxCat, que obtendría el 20,2%. Con estas cifras vemos que los partidos independentistas mantienen su dominio en suelo catalán sobre los otros partidos. El PSC se encuentra en tercera posición con un 18,6% y ya más alejado, en cuarta posición con el 10,3% de votos, se encuentra Ciudadanos. Finalmente, En Comú Podem con el 7,4%, el PPC con el 6,5%, la CUP con el 4,8% y VOX, que entraría en el Parlamento catalán con el 4,4%.

Ahora es conveniente fijarse en la traducción que estas cifras tendrán en la composición de la Cámara. ERC, siendo el ganador tendrá que encargarse de formar una mayoría, en principio cabe esperar que pacte con los partidos independentistas, así Oriol Junqueras negociará una vez más con JxCat para formar gobierno, pudiendo contar también con los escaños de la CUP. Esta alianza les permitiría obtener una holgada mayoría absoluta, aunque no les garantizaría tener el 50% de los votos, ya que la suma de los porcentajes se quedaría en el 48,8%, que podrían suplir si añadiesen los votos de otros partidos catalanistas que no entrasen en el Parlamento, como PDeCAT. Por otro lado, ERC podría sorprender y buscar una mayoría alternativa valiéndose del apoyo del PSC y los “comuns”, aunque no parece que sea su opción predilecta.

Otra cuestión importante que comentar sería la irrupción de VOX como partido de la oposición en el Parlamento, que a pesar de entrar con 5 diputados supondría un hecho polémico y reforzaría su posición no solo a nivel autonómico sino también a nivel nacional.

Con el panorama general aclarado profundizaremos en el reparto de escaños de cada provincia que sin duda nos ayudarán a esclarecer el panorama político catalán. ERC ganaría en Barcelona y Tarragona, empataría con JxCat en Lleida y quedaría en segundo lugar, detrás de JxCat, únicamente en Girona. La presencia de Ciudadanos y del PSC son constantes en las cuatro provincias, en el resto de los partidos hay ciertas variaciones.

Los “comuns” no obtendrían representación en Lleida, mientras que en las otras provincias sí. En Girona, por su parte, no repartiría ningún escaño al PPC y la CUP no recibiría escaños de Tarragona. Los posibles cinco escaños de VOX llegarían solo desde dos provincias, cuatro de Barcelona y uno de Tarragona.

 

Por O.R.A (@LibCastellanoSP)

Fotografía de: Moncloa.com

Leave a Reply