En la encuesta de esta semana se hicieron preguntas relacionadas con el aborto y la eutanasia a personas de distintas edades y orientaciones políticas para comprobar la evolución en la percepción general de estas prácticas en la sociedad.

En primer lugar, se hicieron preguntas referidas al espectro ideológico y espiritual de los encuestados. Entendemos que estas características influyen de forma indudable en la visión que estas personas tienen sobre los asuntos mencionados. A la pregunta ¿Cómo se definiría desde el punto de vista espiritual? Un 39,8% respondió que se consideraba creyente, seguido por un 32% y un 28% de ateos y agnósticos, respectivamente. Hay que considerar que en el tramo de edad de 10 a 24 años ganan rotundamente los ateos, mientras que en las otras franjas de edad parece haber un mayor número de creyentes.

La siguiente pregunta apelaba directamente a la ideología. Preguntamos ¿Cuál es su definición política? Y las respuestas fueron muy parejas, un empate entre personas que se definen a sí mismas como progresistas y las que se definen como liberales o “de centro”, sin concretar lo que significa esta última respuesta. Resulta curioso que en la franja de los 10 a 24 años sean los progresistas los mayoritarios mientras que los encuestados de más de 45 años se declaran en su mayoría conservadores.

Ahora, entrando ya en materia se presentó la cuestión ¿Está a favor del aborto? Aquí un 45,2% respondió que sí, además de que debería correr siempre a cargo de la sanidad pública. Otro porcentaje importante de los encuestados, un 33,3% en concreto, también estaban a favor de la legalidad del aborto, pero preferirían que se derivasen a la pública solo en casos de violación, embarazo de riesgo y malformación; debiendo acudir en el resto de los casos a la sanidad privada. Finalmente, y en clara desventaja un 9,7% opina que el aborto debería ser ilegal. Los datos reflejan que la mayoría de los encuestados que apuestan por un aborto totalmente público son mujeres de entre 10 y 24 años que se declaran ateas. Por otra parte los hombres católicos y liberales o conservadores tienden a apostar por la iniciativa privada, a pesar de permitir que en ciertos casos se pueda optar por el aborto a través de la sanidad pública.

Estos datos son claramente indicativos de la aceptación que el aborto ha tenido en España, que desde 2010, cuando el PSOE aprobó la Ley Orgánica de salud sexual y reproductiva y de la interrupción voluntaria del embarazo, ha estado en el centro del debate público en constante pugna con la población conservadora y con la Iglesia. Sin embargo, parece que la población en general ya ha aceptado la existencia del procedimiento de aborto en la sociedad.

A pesar de la aceptación del aborto existen términos como el “aborto de bajo riesgo” que no son conocidos por la mayoría de las personas, de hecho, cuando preguntamos “¿Sabe hasta qué fecha se considera aborto de bajo riesgo?” solo un 44,1% conocían el término, todas ellas mujeres, mientras que el 55,9% no conocían la fecha. Se entiende que la fecha hasta la cual se puede abortar sin que exista grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada es la semana 22.

La última pregunta relacionada con el aborto fue la opinión de los encuestados al respecto de la reforma propuesta por el Ministerio de Igualdad por la cual ya no sería necesario el consentimiento del tutor legal a la hora de iniciar un procedimiento de aborto. El 43% los vio como un cambio negativo, a diferencia del 40,9%, que consideraron esto un avance o un arreglo positivo. A favor de la reforma se posicionaron sobre todo progresistas ateos, mientras que el resto de los grupos de encuestados están en contra.

Finalmente, apartándonos del tema del aborto se preguntó sobre una cuestión mucho menos polémica hasta el momento como es la eutanasia. Aquí un 73,1% apoya la eutanasia, oponiéndose a esta amplia mayoría, solo un 12,9% están en contra de este procedimiento, siendo en su mayoría adultos mayores de 45 años.

 

Por Ainhoa Roldán (_ainhoaroldan)

Fotografía de: Andoc

Leave a Reply