Esta semana las autoridades estadounidenses han interceptado una “carta misteriosa” dirigida al presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Al analizar la carta en unas instalaciones externas, como todas las que llegan a la Casa Blanca, se ha encontrado la presencia de ricina, una sustancia muy tóxica extraída de las semillas de ricino. The Wall Street Journal y The Washington Post aseguraron que el envío procede de Canadá.

La Policía Federal de Estados Unidos (FBI) y el Servicio Secreto ya están investigando la procedencia de la carta, aunque el cuerpo policial ha afirmado en Twitter “En este momento, no hay ninguna amenaza conocida contra la seguridad pública”.

Esta sustancia puede encontrarse en forma de polvo, gránulos, vaho o ácido. Es un elemento que ya ha sido utilizado más veces en actos terroristas y su ingesta provoca náuseas, vómitos y hemorragia interna en estómago e intestinos, seguidos de insuficiencia hepática y renal para, finalmente, llegar a la muerte por colapso del sistema circulatorio.

La posible acción contra el presidente norteamerciano se sumaría a la acontecida en 2013 contra Obama y con la enviada al alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg. El ataque podría deberse, bien a su conocida impopularidad entre algunos sectores radicalizados de la sociedad norteamericana, o bien podría tratarse de un ataque internacional.

Por Adrián Del Río Montero

Fotografía de: USA Today

Leave a Reply